fbpx
opinión

La velocidad de los contenidos

Internet vuela, pero no tanto por la cantidad de megas que tengas de conexión, sino por la rapidez con la que la información aparece. En esta nota vamos a charlar sobre cómo pasamos de ver MTV todas las tardes a no poder soltar el celular ni cuando vamos al baño.

Hace 30 años, ver un contenido era prender la tele en el horario que estaba nuestro programa favorito. No teníamos poder de elección sino que teníamos una grilla que a veces venía en revistas, y que nos permitía encontrar contenidos interesantes. Lo que sí elegíamos era el tiempo: cuál momento del día lo íbamos a dedicar al ocio.

Llega internet y trae un nuevo mundo de entretenimiento, pero que para acceder, teníamos que conectarnos: ‘’Me conecto a internet’’, o sea, sigue siendo una elección. Que mail, que chat, y la conversación llegó a las redes sociales, un nuevo lugar en donde se juntaban todas estas decisiones individuales de conectarse, vos escribías en el muro de alguien, que más tarde se conectaba y te respondía.

Es el 2007 y Steve Jobs levanta un celular que en ese momento deja de serlo: ahora llamar por teléfono es solamente una app. Pero este pequeño dispositivo abre una nueva era en la comunicación, y es la de estar conectado las 24hs. Bienvenidas notificaciones a nuestras vidas, adios concentración.

 

Bueno hasta acá ya lo conocemos los que tenemos arriba de 25, internet era taringa, msn, facebook y fotolog, pero le faltaba más gente. Este comercial de 2011 te cuenta como un nene hizo canciones y al subirlas a youtube se hizo mega conocido. Ese nene es Justin Bieber y lo que hoy no sorprende, en ese momento nadie podía comprenderlo. Pero lo mejor es como cierra el comercial: La web es lo que hacés con ella.

Es que internet no son páginas y servidores, somos todos nosotros interactuando. Sin dudas por esos años arrancó con fuerza la industria digital, y ahora todas las marcas querían hacer contenido para estar en redes.

Pero paren un poco, de repente vos abrís Facebook y tenés: tus amigos, tu tía, tus marcas favoritas, medios tradicionales, influencers, todo el mundo haciendo contenido. Esto pasa porque el crecimiento de los posteos y de las personas que generan piezas ha aumentado exponencialmente, a la vez que tu capacidad de consumir contenido se ha mantenido más o menos igual. Esto provocó que las plataformas tengan que ajustar lo que ves basados en algoritmos: estamos en la era que más información tenemos para ver, no tenemos el tiempo para ver todo, y son mecanismos de inteligencia artificial los que tienen que decidir que vemos.

Todo va demasiado rápido, hace un mes estaban todos bardeando a Uki Deane por algo que dijo en sus stories, y ahora ya nadie se acuerda. Si te pregunto qué cosas fueron tendencia en twitter hace tres días no te acordás. Hay cada vez más información y llegamos al punto de que no podemos ver todo lo que queremos ver. Ya está, hay que aceptarlo. Tenemos Netflix, Amazon, Hbo y seguimos acumulando listas de pelis y series para ver que al final nunca tenemos el tiempo de ver. Perdimos hasta la habilidad de boludear una tarde sin hacer nada, siempre va a existir entretenimiento en internet.

La nota venía bastante bien hasta que empezamos a hablar de todo lo que genera esta abundancia de contenidos:

  • Hay tantas noticias que no llegamos ni a leerlas de los diarios, las vemos en forma de link con la opinión de alguien arriba. Viralizamos noticias en las que no tenemos ni idea si realmente fueron así. Hay tanto para saber que no sabemos nada.

  • Leemos mucho, pero nos detenemos poco. Entonces probablemente vayamos a las redes sociales a discutir, tiramos dos o tres prejuicios y nos vamos victoriosos. Argumentos para que?

  • Nos perdemos de vivir momentos, por capturar esos momentos para que los vivan otros

  • Nos cuesta reducir el uso del celular, a la vez que las plataformas compiten fuertemente por captar nuestra atención. Ya lo dijo el Reed Hastings, CEO de Netflix: Nuestro mayor competidor es el sueño. Y si buscás no pegar un ojo en toda la noche, te recomiendo que busques en esa plataforma el documental The Social Dilemma.

Pero no todo está perdido, mientras esperamos que las plataformas empiecen a pensar en nuestra sanidad mental en esta era hiperconectada, somos nosotros los que tenemos que aprender a poner limitaciones. ¿Estamos preparados para aceptar que nuestra mente tiene una capacidad máxima? Con tantos contenidos en internet, ¿De qué queremos llenarla? ok, eso ya no puedo responderlo yo, te lo dejo a vos y nos vemos la próxima.

Deja un comentario

Tu mail no será publicado

No products in the cart.